Los 6 puntos para cumplir con una auditoría de COFEPRIS sobre el control de plagas en empresas de alimentos y bebidas.

Una de las principales preocupaciones de los dueños de negocio de alimentos y/o bebidas es el cumplimiento con las regulaciones sanitarias, en especial con la NOM 251, en su apartado de control de plagas. Y es que, hablando del control de plagas, a pesar de contar con un servicio mensual  (y pagar por ello), muchas veces no se tiene la certidumbre de estar cumpliendo al cien por ciento con los lineamientos establecidos por la autoridad sanitaria.

Por esta razón, te presentamos los 6 aspectos a revisar para asegurar que tu negocio cumple con los lineamientos establecidos en la NOM 251 en cuanto al control de plagas.

Pero antes de comenzar. ¿Qué es la NOM 251?

La NOM o Norma Oficial Mexicana  NOM-251-SSA1-2009, Prácticas de higiene para el proceso de alimentos, bebidas o suplementos alimenticios, publicada en el Diario Oficial de la Federación del 01 de Marzo del 2010 es un documento que dicta los requisitos mínimos y buenas prácticas que se deben observar en el proceso de alimentos, bebidas o suplementos alimenticios.

Es decir, es una norma que te indica y te ayuda especificándote los lineamientos a seguir para asegurar la inocuidad de los alimentos.

 

¿Tengo que cumplir con la NOM 251?

Una de las dudas comunes es saber si nuestro negocio debe cumplir o no con la NOM 251. La respuesta es fácil, si en tu negocio produces o comercializas alimentos y/o bebidas dentro de la República Mexicana, debes cumplir con dicha norma.

La definición que viene en el alcance de la norma es la siguiente:

“Esta Norma Oficial Mexicana es de observancia obligatoria para las personas físicas o morales que se dedican al proceso de alimentos, bebidas o suplemento alimenticios, destinados a los consumidores en el territorio nacional.”

Ahora sí, estos son los 6 puntos a observar para el cumplimiento con la NOM 251.

 

  1. Debes de contar con un plan de control de plagas y erradicación de fauna nociva, tanto para tu negocio en sus diferentes áreas (oficinas, proceso, almacén, sanitarios, etc.) como para tus unidades de acarreo y reparto.

 

El plan de control de plagas es un documento en donde especificas las acciones que se van a realizar en tus instalaciones a fin de mantenerlas libres de plagas.

Se debe realizar una inspección inicial del sitio, a fin de determinar si las acciones serán preventivas o si hay necesidad de implementar acciones correctivas.

El plan debe dejar en claro cuál es el objetivo de este y a qué tipo de plagas va focalizado.

Deberá de responder a las siguientes preguntas:

 ¿Qué se va a hacer y en dónde?  

Hay que especificar las acciones se van a realizar en cada una de las áreas de tus instalaciones. Estas acciones se determinarán en base a los resultados de la inspección inicial y a los objetivos planteados.

¿Quién lo va a realizar?

El plan debe tener un responsable en su ejecución, ya sea que contrates a una empresa de control de plagas o que decidas hacerlo con tus propios recursos. Cabe mencionar que en cualquiera de los dos casos se debe contar con la licencia sanitaria correspondiente, lo cuál implica contar con la figura de un responsable sanitario.

 ¿Cada cuándo se va a hacer?

Debes tener una planeación de tus acciones, especificando cuales se realizarán semanalmente, mensualmente o en forma anual.

 ¿Qué productos se van a utilizar?

Se debe especificar claramente en el plan el nombre de los productos químicos (pesticidas) a utilizar. Esto con el fin de no dar margen a la utilización de sustancias que no estén permitidas en tu tipo de negocio.

Lo ideal es concentrar en una carpeta toda esta documentación, así como también la documentación de tu controlador de plagas, de los productos químicos utilizados y los reportes y constancias de servicio que se van a ir generando durante la ejecución del plan.

En cuanto a las unidades de acarreo y reparto, estas también deberán estar dentro del alcance del plan, deben recibir los servicios de control de forma periódica y también se debe contar con un certificado o constancia del servicio realizado a los mismos.

 

  1. No tener animales domésticos en las áreas de producción.

Tal vez te parezca obvio, pero por ningún motivo debes de tener mascotas u otro tipo de animales domésticos en el área en que produces, empacas, embotellas y procesas alimentos y/o bebidas.

 

  1. Se deben tomar medidas preventivas para reducir las probabilidades de infestación y de esta forma limitar el uso de plaguicidas.

Este punto va ligado a un enfoque de control de plagas llamado “Manejo Integrado de Plagas”, el cual en resumen se basa en la aplicación de mejor prácticas de higiene, exclusión, mantenimiento, capacitación y divulgación, mismas que en su conjunto ayudarán a que tu negocio se encuentre libre de plagas.

Ya hablaremos mas a detalle del Manejo Integrado de Plagas o MIP, pero por lo pronto solo considera lo siguiente:

  • Mi negocio estará libre de plagas si estas no pueden ingresar a él.
    • Los drenajes deben tener una cubierta apropiada para evitar la entrada de plagas provenientes del alcantarillado o áreas externas. Utilizar trampas contra olores y coladeras o canaletas con rejillas.
    • Las puertas y ventanas en las áreas de producción y elaboración deben contar con protecciones adecuadas para evitar el ingreso de fauna nociva.
  • Mi negocio estará libre de plagas si no cuenta con sitios de refugio o anidación.
    • Sellar o reparar grietas
    • Evitar que en los patios exista: equipo en desuso, desperdicios, chatarra, maleza, hierbas, encharcamientos por drenaje insuficiente o inadecuado.
  • Mi negocio estará libre de plagas si no encuentran alimento o agua en él.
    • Contar con un plan de limpieza
    • Contar con sistema de evacuación de aguas residuales, libres de reflujos, fugas, desechos y fauna nociva.
    • Reparar fugas de agua.
    • Utilizar contenedores de basura con tapa.

 

  1. No debe encontrarse presencia de plagas o fauna nociva.

En pocas palabras, no debe de haber plagas en tu negocio. En este punto, es recomendable que ya sea por tu cuenta o con ayuda de tu controlador de plagas, elabores un calendario de revisiones periódicas a tu negocio.

En estas revisiones deberás buscar ya sea indicios de fauna nociva (excretas, huellas, madrigueras o incluso cadáveres) así como también individuos o ejemplares de algún tipo de plaga.

Vas a necesitar materiales como linterna, espejos (para los lugares de difícil acceso) y algún producto expulsor, ya que muchas de las plagas difícilmente salen de su refugio durante el día.

También es recomendable la instalación de gomas, similares a las que sirven para atrapar ratones, en lugares estratégicos. Dichas gomas nos servirán como monitoreo.

Un aspecto importante en este punto es que, como tal, la NOM 251 no especifica la periodicidad con que se deben realizar los servicios de aplicación de insecticidas o revisión de cebaderos. Sin embargo, si especifica que el lugar debe estar libre de plagas. Y lo señalo dado que, dependiendo del tipo de lugar, generalmente lo ideal es realizar servicios mensuales (incluso con mayor frecuencia dependiendo del lugar), entre otros factores por el tiempo en que el producto (insecticida) se degrada o pierde residualidad. Pero dado que la norma no especifica la periodicidad de los servicios, es muy común que por querer ahorrar algo de dinero escuchemos cosas como “Yo solo fumigo una vez al año” o “a mi solo me lo piden dos veces al mes”, con lo cual ningún controlador de plagas puede garantizar que el sitio tratado se mantenga libre de plagas y por lo tanto no se garantiza el cumplimiento con este punto de la norma.

 

  1. En caso de que alguna plaga invada el establecimiento, deben adoptarse (y documentarse) medidas de control para su eliminación.

Una duda recurrente en este punto es: ¿Puedo realizar mi propio control de plagas?

La respuesta es: si, siempre y cuando cuentes con una licencia sanitaria.

Ya sea que decidas realizar el control de plagas con tus propios recursos o que optes por contratar los servicios de una empresa especializada, quien realice los servicios debe contar con una licencia de control de plagas que asegure, entre otras cosas, que se cuenten con los conocimientos, productos y equipos adecuados para realizar el servicio, lo que ayuda a no poner en riesgo la salud de tu personal y la de tus clientes.

Si los servicios los realiza una empresa de control de plagas, al termino del mismo te deberá entregar una constancia o certificado de servicio. Si los vas a realizar por tu cuenta, deberás de llevar un registro de los mismos.

  1. En cuanto a los plaguicidas utilizados en los servicios, todos los productos utilizados deberán ser de “Uso Urbano”, y deberán contar con un registro de COFEPRIS.

 En el expediente de los servicios es recomendable tener la ficha técnica y hoja de seguridad de los productos utilizados. Pídele a tu controlador de plagas que te entregue esta información.

Si los servicios los realizas por tu cuenta, debes tener mucho cuidado con el almacenamiento de los plaguicidas. Deben mantenerse en un área, contenedor o mueble aislado y con acceso restringido, en el recipiente original del producto y sin fugas.

Debes contar con material absorbente disponible para el caso de derrames.

Y por último, por ningún motivo deberás re utilizar envases vacíos de plaguicidas a fin de no contaminar materias primas, productos o material de empaque.

Debes contratar un servicio de recolección de envases vacíos para su disposición final.

 

Cabe señalar que los puntos contenido en la norma son más de 6, sin embargo, en este post tratamos de resumirlos y ordenarlos para su mejor aplicación.

Recuerda que el control de plagas a final de cuentas es un tema de salud, por lo que si tienes dudas o requieres algún apoyo no dudes en contactarnos o a tu actual controlador de plagas.

 

Nos dará mucho gusto apoyarte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *